Así fue mi sábado pasado por Teruel 🎉

Buenos días majos, como hace unos días que no escribo en la web porque he estado liado y haciendo cosillas, creo que no está mal que retome estos quehaceres contando un poco cómo fue mi pequeño viaje a Teruel del sábado pasado.

Me hubiese gustado poner una foto en la que saliésemos todos para encabezar este post, pero no tengo ninguna porque salí para pasarlo en grande y no hice ninguna por la noche. Esta es del domingo cuando desperté en el albergue y la pongo porque es prácticamente la única que tengo de esa noche-día.

Bueno, para empezar he de decir que fue algo que planeé de forma fugaz o inesperada porque como era sábado y en donde vivo no hay prácticamente nada ni nadie, pensé en qué hacer y se me ocurrió la idea de volver a la pequeña ciudad de Teruel a ver cómo estaba la cosa porque hace un montón que no voy (concretamente de sábados en esta ciudad, mi primera vez (desde el día DÁ) fue en las fiestas de San León de hace cuatro años, aunque también estuve hace tres con mis compañeros de A las 7 grabando un reportaje para el programa en el que por cierto, estuvimos alojados donde he estado esta vez, que ya comentaré más adelante), aunque bueno, ahora que lo pienso también he estado en las fiestas de Vaquillas 2016 porque en las de este 2017 no pude ir ya que todos los años me pasa algo antes de las mejores fiestas del verano, como cuando me rompí un hueso del pie justo el día de antes en 2015, aunque este 2017 fue porque me puse malo).

A lo que voy, le comenté a un amigo lo de ir de imprevisto a pasar el sábado de fiesta por la capital turolense y por hacer algo fuera de lo habitual y le pareció bien. Entonces cada uno cogimos nuestro coche y nos fuimos (porque él no se quedaba por la noche en el albergue donde estuve, por eso fue con su coche, por volverse antes).

Muy bien, yo salí primero y de hecho aproveché para echar gasoil en Monreal del Campo en una gasolinera “oculta” que hay donde el litro de gasoil sale muchísimo más barato que en cualquier gasolinera “de primera” (hay veces que he echado gasoil allí, pues no hay gasolina, por unos 90 céntimos el litro e incluso la he visto a 89 céntimos/litro, aunque esta es la vez que más caro me ha salido el repostar en este lugar llenando 30 litros por 29 euros).

Después de esto, con mi cirila que no pasa de 130 km/h (estirando al máximo el motor puede coger los 140, pero parece que va a estallar y por eso no suelo pasar de 130), llegué a Teruel y para hacer tiempo hasta que vino mi amigo di un paseo por distintos barrios de la ciudad donde solíamos ir cuando vivíamos allí hasta que entré en un garito de mis favoritos donde estuve esperándolo hasta que vino y ya por fin cuando no me encontraba solo echamos allí mismo una cerveza y después (para hacer más tiempo) fuimos a otro de mis preferidos a echar otra.

Más tarde ya, quedé con unas amigas (las que por cierto, vinieron hace poco a vernos con las motos en Cella). Fuimos todos a cenar a un garito (ellas dos, que luego se sumó otra, mi amigo y yo), y después de cenar subimos a la estación a beber unas copichuelas 🍸 que teníamos por allí a pesar del frío que hacía. ❄️

Después ya fuimos a la zona de bares de Teruel que por cierto estaba a reventar de gente (yo me quedé loco al ver los nuevos bares que había y los que estaban en mi época que ya no existían) y entramos en uno de ellos hasta que echó el cierre a las cinco en punto (hay que ver cómo ha cambiado la cosa, si cuando estaba yo en 2008, 2009 y 2010 eran las seis o siete de la mañana y recuerdo perfectamente cómo salíamos de los bares a esas horas).

Y para finalizar la noche, mi colega se fue antes al pueblo con su coche, yo saludé a un montón de gente que me encantó volver a ver porque eran amigos que conocí en 2007 cuando me fui a estudiar allí y hacía muchísimos años que no veía, es que solo de pensar a la de gente que vi después de tanto tiempo me dan ganas de llorar de emoción, y no es broma porque a todos los que vi eran gente muy cercana a mí en aquellos momentos y con los que solo tengo buenísimos recuerdos, de hecho los mejores recuerdos que tengo de esta ciudad son todos con ellos. Incluso podría hacer una lista de toda la gente que vi el sábado, pero se haría un poco larga y lógicamente muy pocos de los que lean esto los conocen.

Ya me fui al albergue donde me quedé a dormir y hasta el día siguiente. Por cierto, dormí en la habitación con otras seis o siete personas más de las cuales solo vi a una chica rusa el día anterior cuando fui a dejar todas las cosas después de pagar la noche.

Al día siguiente cuando desperté a las 11 (foto de arriba) desde las 7 que me acosté, recogí las cosas, bajé a devolver las llaves y me fui vuelta al pueblo.

Y así fue mi sábado pasado por el bajo Aragón. En resumen, me lo pasé como hacía muchos AÑOS no lo pasaba y nada más irme ya tenía ganas de volver de nuevo, pero la verdad es que no creo que tarde en volver porque todo lo que pasó aquella noche fueron cosas bonitas y buenas (el hecho de ver a tantos amigos que hacía años que no veía, por ejemplo).

Y ahora sí que sí, para finalizar esto, me gustaría dar las gracias (a parte de a toda la gente a la que volví a ver y con la que estuve), a las tres amigas con las que estuvimos toda la noche, porque aunque a ellas no las conozco desde hace diez años, sí lo hago desde hace siete, ¡así que muchísimas gracias por todo, Arantx, Estela y Naty! (Noe, todavía te estamos esperando…) 🙄

Por cierto, después de pensarlo creo que esto es otro ejemplo de que las personas que están siempre ahí no tienen por qué ser las que conoces de toda la vida, pues a estas chicas las conozco a la que más desde hace solo siete años y en todo este tiempo me han demostrado muchísimo más que gente con la que comparto (o compartía) mi día a día. ¡Y es que la vida a veces da sorpresas que merecen la pena valorar! 😘

¡Deja un comentario! Es gratis y puedes ayudar 😎