Adicción a 1080p @ 60fps

Qué pasa majos, el caso es que me he puesto a organizar todo el material que tengo grabado de mis pequeñas vacaciones en Ibiza para montar y editar un pequeño VLOG y he visto (aunque lógicamente ya lo sabía, pero ni lo había pensado) que tengo todo grabado a FHD 1080p. y a 60fps.

Cuando salgo a grabar cosas por ahí siempre llevo el iPhone (SE) y la GoPro (Hero 4) y según el momento en el que esté alterno entre un dispositivo y otro para hacer las capturas, pero lo que tengo igual configurado en ambos dispositivos es la calidad y el framerate, que son respectivamente y como acabo de comentar, 1080p. (o FHD que es 1920×1080) y 60fps.

¿Por qué no grabo nada a 4K @ 30fps si también se puede con ambos dispositivos? Las respuestas son varias y son muy simples. Empezando por el tamaño que ocupa un segundo de vídeo en 4K (y no por el hecho de no tener suficiente memoria, porque con 64 Gb por dispositivo va sobrado para un pequeño video), sino porque después a la hora de montar/editar el vídeo, a pesar de que mi Mac trabaja realmente bien con estas calidades, es mucho peso y no me gusta “saturarlo”. También está la cosa de que a día de hoy nadie ve un vídeo en 4K por varias razones como la velocidad de la línea o conexión de internet o porque su correspondiente dispositivo de reproducción no acepta semejante calidad (recuerdo que actualmente el 4K es lo que se suele usar en CINE). Otro ejemplo es que al ser tan altísima calidad, mi cámara e iPhone (aparatos domésticos y no profesionales) no capturan 4K a tan alto framerate como sí lo hacen en FHD, pues si en FHD lo hacen a 60fps, en 4K el máximo que capturan es a la mitad, a 30 fps, y a mí que me encanta la fluidez en la imagen y los movimientos rápidos, por mucha calidad que sea 4K, si tiene un framerate de la mitad, lo mismo da para movimientos rápidos porque saldrán a “cámara lenta” o a trompicones al ralentizarlos. En resumen, porque es una calidad brutal en todos los sentidos para un usuario común de internet y no merece la pena trabajar con estos ajustes si se trata de un vídeo para la red. Además varias veces he realizado cámaras súper lentas con estos dos dispositivos, reduciendo la calidad a simple HD 720p. pero duplicando el framerate hasta los 240fps.

Por cierto, en cuanto al título de este post/entrada, eso de “adicción” es porque lógicamente cuando pruebas algo que supera las expectativas y además puedes seguir usándolo, te conviertes en un “adicto” a ello por decirlo de alguna manera.

Y esta entrada la añadiré a la categoría “Mi vida” porque lógicamente así es como me gusta tener configurados los aparatos a mí personalmente.

¡Deja un comentario! Es gratis y puedes ayudar 😎